Cómo ahorrar en la factura de la luz en tu comunidad de vecinos

Cómo ahorrar en la factura de la luz en tu comunidad de vecinos

La subida del precio de la luz es un problema que no sólo afecta a los hogares y las empresas, sino que también atañe directamente a las comunidades de vecinos. El uso de elementos comunes, como las puertas automáticas del garaje, el ascensor, las instalaciones eléctricas, la depuradora de la piscina o la iluminación del portal y zonas comunes, también sufren el impacto de la subida de la luz, que finalmente acaba afectando a las cuotas que deben abonar los propietarios de las viviendas. ¿Pero cómo podemos reducir el importe de la factura de la luz en nuestra comunidad de vecinos? A continuación te ofrecemos 5 consejos que pueden ayudarte.

1. Contrata la potencia necesaria

Una de las causas que ocasiona un gasto excesivo en el consumo de luz es tener contratada una potencia superior a la que la comunidad de vecinos realmente necesita. Las compañías eléctricas ofrecen tarifas de luz para comunidades de propietarios y asesoran a los administradores de la finca para encontrar la opción más económica.
Un estudio realizado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) detectó que existía una diferencia de más de 220€/año entre la tarifa más cara y la más barata.

Si quieres acertar con la compañía eléctrica que contrates, te puede resultar muy útil recurrir a un comparador de ofertas de energía. En este enlace puedes acceder al comparador de la propia CNMC. Así podrás saber cuál es la tarifa que interesa más a tu comunidad de vecinos.
Asimismo deberás tener en cuenta si te interesa desplazar los consumos contratados a otros horarios o modificar la potencia contratada en función de las distintas épocas del año.

Cómo ahorrar en la factura de la luz en tu comunidad de vecinos

2. Cambia las bombillas por iluminación LED

Sustituir en las zonas comunes de tu edificio las bombillas tradicionales por sistemas de iluminación LED asegura un ahorro energético para tu comunidad de vecinos. Las bombillas LED llegan a reducir hasta un 75% el consumo eléctrico en comparación con los halógenos y hasta un 90% si las equiparamos con las bombillas incandescentes.
Los sistemas LED son reciclables y no emiten CO2. Además están fabricadas con materiales que no son tóxicos ni contaminantes, como el mercurio.
Su ciclo de vida es mucho más prolongado que las bombillas tradicionales, duran entre 25.000 y 30.000 horas. Asimismo las bombillas LED son muy resistentes a los golpes, las vibraciones y las inclemencias del tiempo.

3. Instala dispositivos eficientes en las zonas comunes

La instalación de temporizadores eléctricos y detectores de presencia en escaleras, portales, descansillos o garajes puede causar un importante ahorro energético. Con estos sencillos dispositivos se evita que las lucen estén encendidas cuando no son necesarias.

La instalación de temporizadores eléctricos o detectores de presencia no supone una inversión muy costosa y desde luego se trata de una opción muy rentable a medio plazo. Existen muchas empresas que se dedican a esta tarea e incluso pueden solicitarse subvenciones a organismos públicos como la Comunidad de Madrid.

Cómo ahorrar en la factura de la luz en tu comunidad de vecinos

4. Instala placas solares

La apuesta por las energías renovables es una inversión segura. La instalación de placas solares en tu comunidad de vecinos puede provocar un ahorro considerable en la factura de la luz. El autoconsumo colectivo de energía es una opción que no sólo se circunscribe a las viviendas unifamiliares.
Además existe una nueva normativa que facilita la instalación de paneles fotovoltaicos y que permite que dentro de las comunidades de vecinos sea más sencillo llegar a acuerdos para aprobar su instalación. En la actualidad es suficiente el voto favorable de al menos un tercio de los propietarios que a su vez representen un tercio de las cuotas de participación.

Cómo ahorrar en la factura de la luz en tu comunidad de vecinos

5. Ahorra en agua caliente

Una parte nada desdeñable del consumo de electricidad dentro del edificio proviene del consumo de agua caliente, sobre todo en los edificios que cuentan con calefacción central. Contrata a un proveedor mantenimientos periódicos para evitar fugas o pérdidas de agua en los canales de distribución del agua. En estos casos, el aislamiento de tuberías para agua caliente en lavabos y duchas, así como la instalación de ahorradores de agua, son medidas muy eficientes para ahorrar electricidad en la factura de tu comunidad de vecinos.
Si en tu comunidad disponéis de una piscina, cúbrela durante los meses que no la utilicéis, sin vaciarla y pon en marcha la depuradora periódicamente para mantener el agua. Estudia con el resto de propietarios la instalación de un sistema de depuración de circuito cerrado. La pérdida de una gota por segundo en tu piscina puede suponer hasta 8.000 litros de agua al año.

Si tu comunidad de vecinos decide poner en marcha estas medidas, sus efectos se notarán enseguida en la factura de la luz.

Compartir:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

¿Necesitas un presupuesto ?

Ponte en contacto con nosotros y dinos en qué podemos ayudarte. Nos encantará conocerte. 

91 742 14 80

De lunes a jueves:
9:00–14:00 | 16:00–18:00

Direción:
 
Oficina Madrid: C/ Cronos, 24-26. Edificio Metrovialia. Lofts A3 y B3. Portal 4. Madrid 28037. Tel: 91 742 14 80
 
Oficina Barcelona: C/Gran Vía de les Corts Catalanes, 531. Barcelona 08011

Usamos cookies para gestionar nuestra página web, para mostrarte contenido personalizado y administrar nuestros objetivos como negocio. Puedes obtener más información en nuestra página de cookies en todo momento.